¿Es seguro pagar con el móvil?

Realizar un pago acercando el ‘smartphone’ al datáfono conlleva menos riesgos que utilizar una tarjeta de crédito, gracias a unos sistemas de seguridad que la directiva PSD2 contribuirá a reforzar

Resultado de imagen para seguridad telefonica

Es más seguro que la tarjeta de crédito de plástico, gracias a unas tecnologías antifraude y unas medidas legales cada vez más eficaces. Los expertos coinciden en señalar al pago móvil —es decir, aquel que se realiza acercando a un datáfono un smartphone en el que está registrada una tarjeta— como un medio que no presenta ningún problema particular en cuanto a seguridad (siempre y cuando se sigan algunas pautas de sentido común), pero con el que los usuarios necesitan familiarizarse más.

Hace no mucho, “cuando se empezaron a llevar a cabo los primeros pagos con tarjeta de crédito a través de internet” —Amazon lanzó su web en España hace apenas ocho años—, “estos también generaron reticencia por parte del usuario”, rememora José María Baños, socio fundador de Letslaw, un despacho de abogados especializado en el entorno digital y tecnológico. Si en 2013 los consumidores online con tarjeta realizaron 8,1 movimientos de media, en 2018 se preveía que estos fueran 14, según el tercer informe de Bankinter Consumer Finance, lo que supone un aumento del 73% en tan solo cinco años. El año pasado, las estimaciones de la entidad financiera propiedad del banco que dirige María Dolores Dancausa arrojaban también un gasto online promedio a través del plástico de 886 euros.

El pago móvil se lleva a cabo a través de aplicaciones que permiten vincular una o varias tarjetas con el smartphone. Pueden ser apps del banco emisor de la tarjeta (como los wallets de BBVA o de Santander, CaixaBank Pay o Twyp, de ING) o de las grandes tecnológicas (como Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay). Esta peculiar modalidad empieza a despegar y, en 2018, supuso el 2,4% de todos los pagos, con una media de 35 euros por operación, estable con respecto al año anterior, siempre según Bankinter Consumer Finance. Para Baños, se trata de un proceso más seguro que pagar a través de la tarjeta bancaria física. “Cuando utilizamos una contactless para un pago inferior a 20 euros, no estamos sometidos a ninguna medida de autenticación previa que verifique la identidad o confirme la voluntad del usuario de realizarlo. Con el pago móvil, sí”, explica este letrado.

El dispositivo

Lo que garantiza principalmente la seguridad del pago a través del móvil, en opinión del director técnico del comparador bancario iAhorro, Gonzalo Benito, son cuatro factores. El primero de ellos es el mismo smartphone. “Actualmente los móviles cuentan con sistemas de autenticación sofisticados, con elementos clásicos como contraseñas, códigos PIN o patrones, así como con elementos biométricos, más recientes e innovadores (identificación facial, de iris o huella dactilar)”, desglosa este experto.

Estos constituyen la primera capa de seguridad del dispositivo. Además, todos los grandes fabricantes incorporan seguridad extra, tanto en el hardware como en el software. Al respecto, Benito menciona Apple Secure Enclave y Samsung Knox, dos soluciones que permiten el almacenamiento de datos sensibles de una manera segura.

Una usuaria paga una compra con su móvil.

Buenas prácticas

Aún así, toda la seguridad del mundo no basta si cometemos elle error de no utilizar la cuarta baza, es decir, las buenas prácticas en el pago móvil. Según Benito, deberíamos utilizar solo aplicaciones con buena y contrastada reputación, asegurar el dispositivo y sus apps con contraseñas complejas y métodos biométricos, y no configurarlas en redes wifi públicas, en las que es fácil ser víctima de una suplantación. “Es importante desconfiar de enlaces sospechosos e instalar un antivirus”, sugiere este experto.

No obstante, el supuesto en el que puede darse un mayor riesgo de sufrir un fraude es en caso de robo o pérdida del dispositivo. “Si eso ocurriera, el usuario debería actuar como si hubiese perdido su tarjeta de crédito, bloqueando el dispositivo y denunciando el robo o el extravío”, aconseja Baños.

Fuente:https://elpais.com/economia/2019/07/15/mis_finanzas/1563196807_177355.html

Te recomendamos escuchar nuestro podcast sobre seguridad de la información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: